La pera Conferencia

Las peras son frutas dulces, acuosas y frescas, muy agradables al paladar, lo que las hace especialmente apetecibles para niños y mayores. Fuente de calcio, fibra, potasio, hierro y yodo. Constituyen parte fundamental de una dieta equilibrada. Pertenecen a la familia de las rosáceas.

Su forma depende de la variedad que se trate y oscila entre la de una manzana y la de una lágrima, así como su sabor, textura y color, que va desde el amarillo hasta el verde pasando por el rojo y el pardo.

Las peras son una fruta rica en vitamina B1, B2, B6, C y E. con propiedades antioxidantes, diuréticas y depurativas, El consumo de esta fruta contribuye, por tanto, al buen estado celular, evita el envejecimiento y regula el funcionamiento de los riñones y del aparato digestivo. También favorece la descalcificación de las arterias y el traslado del calcio a los huesos.

Una de las variedades mas populares es la conferencia, que se caracteriza por tener la piel con un intenso russeting natural (apariencia de óxido en la piel) originado por la evaporación de la humedad depositada por la niebla.

De piel dura, carne blanca-amarillenta, blanda, aromática y muy jugosa, su sabor es dulce, con un mínimo de acidez.


Propiedades de la pera

Contiene vitamina A, B, C, D, E y Beta caroteno (para la vista, la piel, y las defensas)

Rica en calcio, potasio, hierro, yodo, azúcares, sales minerales y fibra.

Es descalcificante de las arterias y depura el intestino y los riñones.

Posee un alto poder antioxidante

Regula la función de los riñones y aparato digestivo.

Muy aconsejada para la eliminación de líquidos y dietas para controlar el peso (es muy baja en calorías), regular la hipertensión, el pulso cardiaco y el colesterol, eliminar piedras de los riñones (hace aumentar la micción) y vesícula, en las dietas de los diabéticos y enfermos de gota.

Aporta energía de manera duradera.

Previene la depresión y varios tipos de cánceres, entre ellos el de colon.

Muy recomendable para mujeres embarazadas y lactantes.

Ayuda a frenar los brotes de herpes o retrasan su aparición.

Favorece la prevención de la osteoporosis el tránsito intestinal.

Es vasodilatadora, antiarrítmica y analgésica.

Es ser rica en pectina, alivia las digestiones pesadas.

Conservación y Preparación

Al ir a comprar, elegir piezas de tacto firme y sin abolladuras ni cortes.

Si están algo verdes, meterlas en una bolsa de papel para que maduren.

En el frutero, se conservan entre dos y cinco días, dependiendo de los gustos.

En el frigorífico, salvo en los meses de verano, se pueden guardar hasta 15 días.

La preparación de la pera admite infinidad de formas: cruda, en ensalada, como guarnición, hervidas con vino tinto, al horno, en mermelada… acompañando carnes, patés, caza…

La pera es el alimento ideal para el destete de los bebés, debido al sabor suave y su textura.

La Pera

Esta fruta pertenece a la familia de las Rosáceas, que incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas que pertenecen a esta gran familia son: manzana, níspero, membrillo, ciruelas, fresas, moras, etcétera. Su forma depende de la variedad que se trate y oscila entre la de una manzana y la de una lágrima, así como su sabor, textura y color, que va desde el amarillo hasta el verde pasando por el rojo y el pardo.

 
ORIGEN Y VARIEDADES

Esta fruta es originaria de regiones de Europa oriental y de Asia occidental, donde su cultivo se viene realizando desde épocas muy remotas. Los griegos y los romanos conocieron el cultivo del peral y fueron estos últimos los que lo introdujeron en la Cuenca del Ebro. China y España son los principales países productores en la actualidad.

Las variedades más destacables son:

Buen cristiano William´s: fruto grande, de base ancha, irregular, piel brillante verdosa que cambia a amarillo limón al madurar. Carne blanca, jugosa, azucarada y muy perfumada. De gran interés para la industria conservera. Se recolecta en agosto y septiembre.

Doctor Jules Guyot (Limonera): fruto grueso, de forma un poco irregular, abollada. Piel lisa amarilla con punteado, teñida de rojo carmín por la acción del sol. Carne blanca, fina, jugosa, azucarada y perfumada. Se recolecta en los meses de julio y agosto.

Buena Luisa de Avranches: fruto de buen tamaño, con cuello poco acentuado. Piel lisa poco brillante, amarillo-verdosa y rosada o estriada de rojo carmín, con punteados abundantes. Carne blanca, jugosa, dulce, ligeramente acidulada y aromática. Se conserva bien en frigorífico. Se recolecta en septiembre.

Bartlett: tiene forma de campana, con un color de maduración amarillo brillante. La pulpa es carnosa, blanca y muy suave. Es ideal para elaborar conservas o como fruta fresca.

Anjou: tiene forma de huevo, la piel es suave y de color verde, aún cuando está madura. Tiene abundante jugo y un sabor dulce. Resiste bien el transporte y es ideal como fruta fresca.

Bosc: tiene el cuerpo simétrico, el cuello alargado, la piel de color café y es muy aromática. Por su carnosidad es la que más se emplea para cocinar.

Comice: tiene forma redondeada, de color verde y algo rojiza. Es la variedad más dulce y jugosa de todas las peras.

Blanca de Aranjuez (Blanquilla): este fruto tiene un tamaño regular y una piel lisa, fina, brillante y verdosa. Carne blanca, muy jugosa y agradable, con un corazón muy pequeño. Soporta bien las bajas temperaturas y se recolecta en agosto y septiembre.

Conferencia: destaca por su excelente calidad gustativa, por su buena conservación en frío y por su gran resistencia a las manipulaciones.

De Roma: tiene un tamaño mediano o grande, de forma irregular y achatada. Piel ligeramente rugosa y ruda, de coloración verdosa que pasa al amarillo con la maduración y con manchas cobrizas. Carne blanco-amarillenta, muy jugosa, dulce, ligeramente amoscatelada.

Otras variedades que maduran en invierno son: Coscia, Azúcar Verde, Leonardeta, Trinidad y Avate Fetel.

SU MEJOR ÉPOCA

En función de la variedad, podemos disponer de esta fruta todo el año.

Según la época de maduración las peras pueden ser de verano, otoño o invierno. Las peras de verano son de color verde amarillento y sabor dulce y poco ácido, entre las que se incluye la variedad Williams. Las de otoño son muy aromáticas y de sabor más fino. Las variedades más conocidas son Conferencia y Comice. Las de invierno tienen la piel rugosa, más gruesa y de color oscila amarillo dorado y marrón. Son aromáticas y de sabor ácido y pulpa granulosa, como la variedad de Roma.

CARACTERÍSTICAS

Forma: es un pomo con forma redondeada o de lágrima. Contiene 5 celdillas con 1-2 semillas, si bien hay variedades que no las tienen.

 Tamaño y peso: son diferentes en función de la variedad. El peso suele rondar los 170 gramos.

Color: la piel del fruto es más o menos lisa, verde, que se torna parduzca o amarillenta al madurar, en función de la variedad.

 Sabor: la pulpa es dura y muy ácida o astringente cuando aún está verde. Conforme madura, se ablanda y dulcifica.

 Las peras presentan mejor calidad cuando se cosechan ligeramente verdes. Las peras de otoño deben recogerse inmaduras, apenas hayan alcanzado su máximo volumen. Las peras de invierno se recogen cuando empieza a caer la hoja, ya que si se recolectan demasiado pronto se marchita la corteza y la pulpa.

CÓMO ELEGIRLA Y CONSERVARLA

Las peras están maduras si ceden a la leve presión con el dedo. Al llegar a casa, hay que liberarlas de cualquier bolsa o envoltorio para que puedan respirar y manipularlas con cuidado. Basta con guardarlas en lugares frescos, secos y protegidos de la luz, o bien en la parte menos fría de la nevera, no más de tres días, para retrasar su maduración.

Propiedades

Buen alimento para los diabéticos, ayuda a mantener el control de azúcar en la sangre.

– Su consumo habitual puede ayudar a mantener estable los niveles de colesterol.

Rica en pectina, alivia las digestiones pesadas.

Útil en las dietas de pérdida de peso, entre comidas, su contenido en fibra mantiene a sensación de plenitud y limpia el organismo.

Información nutricional

Rica fuente de fibra soluble, actúa como regulador.

Contiene Beta caroteno (ideal para la piel, la vista y las defensas).
 
Buena fuente de vitamina C y Potasio.

Buena fuente de energía, los hidratos de carbono se liberan lentamente, lo cual la convierte en ideal para deportistas.

¿Sabías qué…?

Las peras son un alimento ideal para el destete de los bebes, debido a su sabor suave y al hecho de que rara vez provocan reacciones alérgicas.

En la medicina china las peras tienen naturaleza refrescante y son útiles para el tratamiento de los Pulmones.

 

 Composición por 100 gramos de porción comestible

  Calorías  46,4 
  Hidratos de carbono (g) 11,7 
  Fibra (g) 2,2 
  Potasio (mg) 130 
  Magnesio (mg) 8,4 
  Provitamina A (mcg) 2 
  Vitamina C (mg) 5,2 
  Acido fólico (mcg) 3 
mcg = microgramos
 
PROPIEDADES NUTRITIVAS

Su componente mayoritario es el agua. Destaca su aporte de azúcares, fibra, minerales como el potasio y taninos de acción astringente. Su contenido de vitaminas no es destacable. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

EN RELACIÓN CON LA SALUD

 La pera es una de las frutas más sabrosas y suculentas, siempre y cuando se coman en su punto de sazón, por lo que su consumo es adecuado en todas las etapas de la vida. Por su abundancia de potasio, su consumo conviene a quienes toman diuréticos que eliminan potasio, para suplir las pérdidas. Dado su carácter ligeramente astringente es apropiada en caso de diarrea y por su suave efecto diurético, en caso de retención de líquidos. Los taninos tienen propiedades astringentes y antiinfalmatorias; secan y desinflaman la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que el consumo de peras bien maduras resulta eficaz en caso de diarrea y otros trastornos digestivos (estómago delicado, gastritis, úlcera). Además, por su bajo contenido de hidratos de carbono y en sodio y alto en potasio, resultan muy recomendables para quienes sufren de diabetes, hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares. Su contenido de potasio, deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.

Para aprovechar al máximo sus cualidades nutritivas, se debe consumir fresca. También es un ingrediente muy apreciado para la elaboración de compotas, zumos y néctares, etc.