Acelgas

La acelga constituye un sabroso manjar, prácticamente compatible con toda clase de alimentos que satisface el apetito sin aporte energético, ya que solo proporciona 15 calorías por cada 100 gr.

Esta verdura pertenece a la familia de las quenopodiáceas, junto a la remolacha, y a la variedad de la  Beta Vulgaris. La acelga es una planta compuesta por una gruesa penca se las que salen otras anchas y carnosas que, a partir de su mitad, se adornan con grandes hojas verdes.

Sus principales variedades son: la de Lyon, se hojas grandes y de pencas carnosas. La verde, de hojas verdes cortas y de pencas anchas y blancas. La común, de hojas algo amarillentas. La de césped, de pencas sin desarrollar.

La acelga tiene un alto contenido en fibra, ausencia de grasas, escaso valor calórico y un alto contenido en agua. Lo que la convierte una verdura diurética e ideal para dietas de adelgazamiento. La fibra en esencial para regular el transito intestinal. Posee efectos beneficiosos sobre la función renal, y además es una excelente fuente de vitamina B9, esencial para las embarazadas. Es rica en hierro y vitamina A, tiene efectos curativos en las inflamaciones interiores y exteriores, y en las enfermedades de la piel.

Su  preparación es simple, hervidas o cocidas al vapor, solas o con patatas, y aliñadas con un buen aceite de oliva, son un plato sano, excelente en todos los sentidos y económico.
 
También  pueden rehogarse, una vez cocidas, con cebolla, ajo y perejil, todo bien picado, agregando una salsa tamizada de tomate y dejando el conjunto un poco al fuego

.

Las pencas pueden cocerse, pasando por harina, freírse y servir con salsa bechamel. Si las rellena con jamón York y queso, sublimes.

Se dice que de un cólico de acelgas jamas murió rey ni reina.