El Tomate

El tomate pertenece a la familia de las Solanáceas y necesita de climas templados, para crecer sin problemas. El tomate es una baya, es el fruto de la tomatera, de color rojo cuando está maduro, una planta herbácea perenne y trepadora y que es muy sensible al frío. La planta puede llegar a medir dos metros, dado que no es muy rígida el agricultor necesita sujetarla a una estaca o guía que soporte el peso de los tomates maduros. La obsesión por una dieta saludable es la principal razón de la popularidad del tomate, ya que es un alimento repleto de antioxidantes difíciles de encontrar reunidos en un mismo producto y en tales cantidades. El contenido en vitamina A del tomate fresco es importante, 94 microgramos por 100 gramos de alimento ingerido, cantidad que curiosamente se dispara cuando es cocinado y pierde el agua; aunque en tales circunstancias desaparecen otras importantes vitaminas presentes en el producto fresco: el ácido fólico y el ácido ascórbico o vitamina C, entre otras hidrosolubles. En cuanto a los minerales, son destacables el potasio, 259 miligramos por 100 gramos de alimentos; fósforo con 27 miligramos, calcio con 10,60 miligramos; magnesio y sodio. El contenido en fibra no es relevante si se compara con el de otras hortalizas, y el de sus cercanas competidoras (cebolla y patata), pero su bajo aporte calórico (18,12 kilocalorías a los 100 gramos de producto consumido) y el mínimo contenido en grasa hacen del tomate un alimento muy recomendable para ser incluido en cualquier dieta alimenticia equilibrada sin diferenciar edad. Es una suerte que además posea un grado de azúcar y acidez perfecto que agrada a los niños. Precisamente, es el sabor y el contenido en azúcar entre otros parámetros organolépticos lo que marca la diferencia en las miles de variedades de tomate que existen en el mundo y lo que, en buena medida, determina el éxito comercial. Propiedades El Potasio es un mineral imprescindible en la regulación de líquidos corporales, interviene en el transporte del transporte del impulso nervioso a los músculos y el corazón, así como regula la presión arterial. Si a esto añadimos el ligero contenido en sodio y que un 93,8 por ciento de su peso es agua, es fácil comprender porqué es tan apetecible de comer tomate durante los cálidos veranos españoles. El contenido en calcio y fósforo es así mismo apreciable, estos dos minerales participan en la formación de los huesos y se encuentran relacionados con otras muchas funciones metabólicas de diversos órganos. Mientras la vitamina C protege frente a las infecciones y tiene una actuación importante en el proceso de crecimiento. Tanto la vitamina C como las del grupo B, el ácido fólico o la vitamina A, todas ellas desarrollan funciones antioxidantes que ayudan a las células del organismo a liberarse de los radicales libres que las dañan durante el proceso permanente de renovación al que la vida somete a los niños. No obstante, es el licopeno y en menor medida la glutatión los que proporcionan al tomate unas propiedades saludables sin parangón. El licopeno es un carotinoide (presente en el pigmento que confiere el color rojo a los alimentos en mayor cantidad en el tomate y sandia. También es un pigmento fundamental en la sangre y en los tejidos humanos). El contenido de licopeno en el tomate es desigual y dependerá de la variedad de que se trate, del suelo, de la luz, etc. Al parecer los tomates de invernadero contienen menos licopeno. La concentración de licopeno aumenta con la maduración y puesto que es un elemento que no se disuelve en grasa, la absorción intestinal es más fácil si se consume frito o preparado con aceite. Variedades Dado que hay miles de variedades de tomate, las hemos agrupado en cinco tipos Tomate Racimo (Durinta, Pitenza, Ikram…….) Se identifica fácilmente al estar presentado en un ramillete, así se conservan mejor sus cualidades. Especialmente sabroso en su punto de maduración de color rojo intenso, es consistente, carnoso y de suave sabor. Esta indicado para el consumo en ensaladas y para cocinarlo. El tomate racimo tiene la cualidades organolépticas, entre las que destaca su larga conservación en racimo. Tomate Pera (Jury, Mirade) Su forma ovalada y su color rojo intenso la identifican claramente. Su piel fina y delicada, su sabor suave y textura muy carnosa, lo convierten en ideal para triturar en gazpachos y para restregar en pan. Se consume en ensaladas, solo, gazpachos. Ha finales de verano y principios de otoño se junta la producción de la rioja y Andalucía, y es el de la zona de la rioja el que su utiliza para hacer conserva, pues al no ser de invernadero tiene un sabor mas intenso. Tomate Verde (Rambo, Carson, Amadeo, Lido, Alejandro…) Delicioso, de gran calibre, cuyo sabor tradicional intenso, está especialmente indicado para comer en ensaladas. Madura desde el corazón hacia la piel. Su vida es corta. Tomate Longlife (Daniela, Dominique, Brenda, Atlético…) Es una variedad roja de forma externa regular. Cuya diversidad de tamaños no varía en sabor. A diferencia de las variedades verdes, la maduración empieza en el exterior avanzando hacia el corazón, siendo en este caso más lenta. Se caracteriza por su larga conservación sin necesidad de refrigerador. Su carne es de textura suave, y carnosa, especialmente sabrosa. Tomate Raf (Delicius, Marmande) Es un tomate de forma externa irregular, en ocasiones con profundos surcos y de un color verde intenso y algo rojizo en su base. Destaca por su extremado dulzor, inigualable en otras variedades, que lo hacen ideal para tomarse en fresco, sólo con sal y aceite, o como acompañamiento de ensaladas. Su producción se limita entre lo meses de noviembre a mayo, siendo a partir de enero cuando están en su mejor momento. Su extraordinario sabor es el resultado de una combinación especial de acidez y dulzor. A pesar de ser un tomate que se recolecta verde de las plantas y con el proceso de maduración ya iniciado, para poder disfrutar de su sabor mas intenso es aconsejable comerlo cuando está totalmente maduro ya que el azúcar ha podido concentrarse en el fruto… aunque esto es algo muy personal, ya que algunos lo prefieren más "verde" para sentirlo crujir en la boca. Composición nutricional del tomate