La Okra

La okra es una planta tropical similar al algodón, que necesita amplio espacio para la siembra y cuya vaina es cosechada cuando la fruta aún está blanda y no ha madurado.

Se caracteriza por su riqueza en vitamina C, acido fólico, fibra soluble y mucílagos, ejerce una función balsámica y protectora de la mucosa digestiva.

Esta recomendada para personas con diabetes y colesterol alto. Ayuda al transito intestinal por su alto contenido en fibra

Cuando se toma con fines terapéuticos, conviene tomarla junto con el jugo que desprende durante su cocción. Se recomienda especialmente en caso de afecciones gástricas en general y afecciones de la garganta. Para esto último, se toma el líquido mucilaginoso caliente, con el que también pueden hacerse gárgaras. Aunque para aprovechar todos sus nutrientes es conveniente consumirla cruda.

Coles de Bruselas

Pertenecen a la familia de las cruciferas. Las Coles de Bruselas son yemas de repollos, de forma ovalada y hojas de lisas,. Las más abundantes son verdes. Su diametro está entre 2 y 5 cm. , las de mejor calidad deben de ser compactas y con un color verde intensom  ser  pesadas en relación a su tamaño. Su sabor es amargo y con un toque dulzón .


Propiedades.

Son ricas en agua, hidratos de carbono y proteínas, vitamina C, B1, B2, B3 y B6, potasio, fósforo, yodo y algo de magnesio, calcio y sodio.

Tienen un bajo aporte calórico. Reguladoras de la glándula tiroides. Previenen enfermedades degenerativas, cardiovasculares y cánceres.

Es muy recomendable en casos de anemia y estreñimiento crónico. Reducen el colesterol en sangre y favorecen la eliminación de líquidos. Alivian las úlceras gástricas.

Conservación y Preparación

Devén presentar un color verde intenso, ser compactas y lisas. Envueltas en plástico perforado, se conservan durante una semana. Su consumos ha de ser cocinado, por su alto contenido en celulosa,  conviene hacer la cocción a dos aguas. Para congelarlas conviene escaldarlas unos cinco minutos después, se pueden congelar durante un año.

 

Composición por 100 gramos de porción comestible
  Energía (Kcal) 35,7
  Agua (ml) 85
  Hidratos carbono (g) 4,1
  Fibra (g) 3
  Potasio (mg) 375
  Magnesio (mg) 19
  Yodo (mcg) 10
  Zinc (mg) 0,7
  Vitamina C (mg) 100
  Folatos (mcg) 90
  Vitamina A (mcg de Eq. de retinol) 13
  Vitamina E (mg) 0,9
  Vitamina B3 (mg) 0,9
mcg = microgramos (millonésima parte de un gramo)

Col, Berza, Repollo, aliado contra el estres

Las coles con repollo pertenecen a la familia de las Crucíferas Las variedades mas comunes son las de hoja lisa y hoja rizada, poseen una forma esférica con hojas muy compactas, presentan un diámetro medio de 20 a 25 cm. Y un peso aproximado de unos dos kilos. Su sabor es fuerte con un toque dulce. Los repollos se encuentran en su mejor momento en los meses de invierno, de mediados de septiembre a finales de junio, aunque podemos disponer de ellos durante todo el año. Propiedades. Tiene un alto contenido en vitaminas A, B3, C y E, agua, fibras y bajo aporte calórico. Es rica en magnesio, fósforo y calcio. Mejora la inmunidad bacteriana, es espectorante (se puede incluir en la dieta de personas con afecciones respiratorias, catarros, bronquitis) y mejora el funcionamiento de intestinos y músculos. Antioxidante natural, reduce la posibilidad de contraer algunos cánceres y enfermedades cardiovasculares. Es un reconocido aliado contra el estrés. Conservación y Preparación. Para elegirlos, ver el color y la frescura de las hojas, la dureza de la carne y si es crujiente. Envueltos en plástico perforado pueden durar 2 ó 3 semanas sin perder propiedades. Una vez escaldado y cortado se puede congelar. Recuerde que para que las verduras retengan las vitaminas durante la cocción, deben de ser intoducidas directamente en agua hirbiendo, o mejor aún, hervidas al vapor. Composición por 100 gramos de porción comestible Energía (Kcal) 23,5 Agua (ml) 92,1 Proteinas (g) 1,4 Hidratos carbono (g) 4,3 Fibra (g) 2 Potasio (mg) 320 Magnesio (mg) 23 Vitamina A (mcg de Eq. de retinol) 33,3

Setas de Cultivo

Comer hongos es sano, con un consumo regular de setas mejoraremos nuestras defensas, disminuiremos nuestro colesterol y lograremos en conjunto una mejoría de nuestra salud, además son deliciosos y muy versátiles para ser utilizados en cualquier estilo culinario.

Shiitake

(Lentinus edades)
Esta seta es originaria de China, donde se ha cultivado desde hace más de 1.000 años. Las setas de Shiitake se han investigado por sus ventajas medicinales. Posee además un sabor y olor intensos y exquisitos.

Seta de Chompo/Poplar Mushroom

(Pholiota aegerita)
Es una seta de carne compacta, blanca amarillenta, se sabor y olor agradables que permite su combinación con casi cualquier receta. Es por todo ello, muy valorada culinariamente.

Seta Ostra/Oyster Mushroom

(Pleurotus ostreatus)
Su carne es compacta y tiene un olor agradable. Puede ser cocinada a la plancha, empanada o guisada con carne, pescado o verduras. Su valor nutricional es muy bueno.
Su contenido en fibra dietética y en polisacáridos capaces de absorber grasas en el intestino. Contiene también proteínas de alta calidad.

Pie Azul / The blew it

(Leister Nude)
Seta con tonalidades azul o violeta oscuro. Su carne es tierna, compacta, dulce y aromática. Se puede emplear en infinidad de guisos y al decir de los gastrónomos es exquisita.

Seta de Cardo / King Oyster Mushroom

(Pleurotus Eryngii)
Deliciosa de sabor fino y delicado. La carne es blanca, de fina textura, de un suave olor fúngico, Muy apreciada para combinar con carnes y pescados, o para ser consumida en solitario. Existen estudios que indican que puede contribuir a evitar la desmineralización de los huesos y ayudar a su regeneración.

Enokitake

(flammulina velutipes)
Setas de origen japonés, de color blanco, con forma de espagueti, viene en manojos, su sabor es afrutado y su textura crujiente. Usado tradicionalmente para sopar y ensaladas puede acompañar multitud de platos.

Verduras de Otoño, Verduras de Temporada

Con la llegada de los primeros fríos del otoño, volvemos a rescatar una gran cantidad de verduras. Las setas, las coles de Bruselas, la alcachofa, la coliflor, calabazas, el calabacín, y las berenjenas, son las verduras protagonistas del otoño, mientras que las hortalizas como la cebolla, la lechuga, las zanahorias y el puerro, se pueden encontrar en el otoño así como en otras estaciones. También llegan los repollos y las lombardas.

La mayoría de las coles (Brassica olearacea, crucíferas) derivan de la col silvestre europea. Por su parte, la coliflor es originaria de Oriente Próximo

Redondas y compactas, tersas y vistosas, las coles y toda su amplia familia (repollos, berzas, lombardas, coliflores y coles de Bruselas) componen un grupo de hortalizas populares que, aunque resultan diferentes por su aspecto y colorido, poseen una gran afinidad entre sí. Se trata de verduras modestas por su bajo precio, pero de enormes posibilidades culinarias e interesantes virtudes nutritivas y dietéticas. Tan elevado es el contenido de vitamina C que poseen las coles, que durante años fueron consideradas un antídoto frente al escorbuto. Ahora, a toda la familia de las crucíferas se le reconocen facultades contra el cáncer de colon. Además se sabe que contienen numerosas sales minerales, potasio, cinc y ácido fólico. Y sobre todo azufre, de ahí su penetrante olor cuando se cuecen.

Las berenjenas también contienen muy pocas calorías. Ejerce una acción antioxidante y tonificante.

Su consumo estimula el buen funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar, favoreciendo la digestión de las grasas. Se puede consumir berenjenas de las más variadas formas: guisadas, rellenas, al horno, rebozada, frita, asada, en cremas, solas o acompañadas de carnes.

Las coles de Bruselas así como la coliflor son ricas en vitamina C y ácido cítrico. Estimulan la acción del sistema inmunológico y previenen algunas enfermedades degenerativas. Pueden ser elaboradas también de distintas formas.

Las setas se pueden consumir solas, salteadas, con ajo, a la plancha, hervidas, al vapor, mezcladas en revueltos con huevo, como guarnición, y acompañadas de pasta, arroz u otros vegetales. El valor calórico de las setas es bajo. La seta es un alimento rico en vitaminas D, B, y en algunos minerales como el yodo.

Las coles, las berzas y los repollos intervienen en potes, cocidos y potajes típicos de nuestra cocina tradicional. La coliflor, más refinada, sirve de soporte a salsas, cremas y espumas, se hace armonizar con mariscos y pescados y hasta con huevas de trucha o auténtico caviar. En crudo, finamente rallada, hace las funciones de un delicado cuscús vegetal.

A la hora de manipular las verduras y hortalizas es aconsejable adquirir unos buenos hábitos.

– Lavarse las manos cuantas veces sea necesario, puesto que las verduras y hortalizas frescas pueden contener tierra y microorganismos que se pueden llevar de un alimento a si no se lavan las manos frecuentemente.

– Hay que dedicar unos minutos a lavar con abundante agua las verduras y hortalizas. Si se considera necesario, las verduras frescas se dejarán unos minutos en un recipiente con agua y unas gotas de lejía para alimentos.

– Mantener los cuchillos, encimera, y cualquier utensilio que se vaya a utilizar limpios; así como el interior del frigorífico y del congelado; los paños que se utilicen en la cocina deben estar limpios y secos, el papel de cocina de un solo uso es una buena opción.

– Una vez limpio y troceado el alimento no es conveniente tocarlo con las manos. En cuanto a las ensaladas y otros platos con verduras frescas hay que utilizar las pinzas, paletas o cualquier utensilio apropiado.

Las preguntas mas habituales

¿Por qué se deben lavar meticulosamente las verduras y hortalizas que se consumen en crudo?

Por que las verduras y hortalizas comercializadas en fresco pueden llevar en su superficie, gérmenes, insectos y tierra de los huertos, así como restos de sustancias que se han utilizado en su producción y procesado para el transporte.

¿Se deben lavar sólo con agua?

Lavar las verduras y hortalizas varias veces con agua suele ser suficiente porque normalmente vienen seleccionadas y limpias.

No olvidar lavar las patatas y otros tubérculos una vez pelados antes de la cocción o fritura.

¿Cuando se lavan con lejía o hipoclorito sódico?

Separadas las hojas del pedículo las verduras se aclaran en el agua corriente y como medida complementaria de precaución se pueden desinfectar en agua con lejía o hipoclorito sódico durante media hora.

Pasado este tiempo hay que volver a enjuagar en abundante agua corriente potable.

Este proceso se desinfección es recomendable en el caso de ensaladas y platos en los que se mezcla la verdura fresca con alimentos ya cocinados, huevos cocidos, carnes de pollo, salsas, etc.

¿Que tipo de lejía y cuantas gotas debo echara en el agua?

La lejía común que se utiliza para desinfectar alimentos debe estar libre de detergentes y cualquier otra sustancia.

Abstenerse de comprar para este fin una lejía que no indique en la etiqueta que es adecuada para alimentos. En la actualidad existen productos desinfectantes específicos para las verduras y hortalizas. En el caso de la lejía lo recomendable es utilizar cuatro gotas para dos litros de agua, cuando se trata de lejía que tiene una concentración de 100 gr. de cloro por litro de lejía, si la concentración es de 80 gr. de cloro se echarán 5 gotas, en el caso de que la lejía sea de 40 gr de cloro por litro serán 10 gotas de lejía en dos litros de agua.

¿Las verduras y hortalizas que vienen envasadas en bolsas deben lavarse?

Si se tratan de productos denominados IV gama no es necesario dado que ya lo están. Sin embargo, hay que comprobar que se mencione expresamente en el envase y vigilar la fecha de caducidad.

Algunas Sugerencias

La sal se debe de agregar al final de la cocción pues contribuye a endurecer el agua.

Para que las verduras y hortalizas frescas retengan las vitaminas durante la cocción, así como su sabor genuino, deben ser introducidas directamente en agua hirviendo, o mejor aún, hervidas al vapor o asadas con piel.

Lavar concienzudamente la lechuga de cualquier variedad y verduras que van a ser consumida en crudo y no olvidar quitar bien el agua.

En caso contrario se acumulará en el fondo y aguará el aliño o la salsa.

Elegir las espinacas de hoja de un verde brillante y con aspecto lozano, se preparan y consumen en el día porque no es un verdura que soporte bien convertirse en sobra para el día siguiente, ya que cambia de sabor.

No olvide incluir zanahoria cruda en todas las ensaladas y no la pele, lávela concienzudamente y, si es necesario, sométala a un rascado, antes de cortarla a su gusto quite los extremos.

La piel de la zanahoria contiene buena parte el las vitaminas que le has dado tanta fama.

Cuando vea espárragos blancos frescos pregunte a su detallista cómo pelarlos y los cocina como de costumbre. Se llevará una grata sorpresa.

Machacar bien los dientes de ajo antes de utilizarlos en crudo ayuda a evitar que se repita.

Limpiar bien las borrajas quitando la piel exterior llena de pelillos es el primer paso para degustar una de las mas suaves y deliciosas verduras españolas.

Es conveniente elegir los calabacines pequeños o medianos, firmes al tacto y compactos, sin manchas en la piel y pesados en relación a su tamaño.

No almacenarlos junto a frutas que produzcan etileno como manzanas, plátanos, melocotones, etc., porque adquirirán un sabor amargo.

Es aconsejable rechazar los calabacines grandes porque suelen tener demasiadas pepitas y una carne menos tierna. Sin embargo, la intensidad del verde que presente su piel no influye en la calidad de la pieza, ya que éste depende de la variedad a la que pertenezca el calabacín.

El cardo nunca debe de estar blando, la penca debe presentar un aspecto contundente y rígido con la piel lustrosa, aunque las hojas puede aparecer un lacias. El cardo de color blanco suele ser más tierno.

Es conveniente elegir nabos pequeños o medianos de formas redondeadas, firmes y pesadas, con la piel lisa sin manchas, se les despojará de las hojas, si la traen, cuando se vayan a almacenar en el frigorífico.

Para que no pierdan vitaminas se lavarán cuando vayan a ser utilizados.